Tiroteo en Iglesia en Texas Estados Unidos deja al menos 30 muertos

Montreal, noviembre 5 de 2017.- Un hombre ingresó a una iglesia y disparó hoy durante una misa en una iglesia en la pequeña localidad Sutherland Springs, en el estado norteamericano de Texas, y dejó un saldo de al menos 27 muertos y 24 heridos. El autor del hecho está muerto.

Según funcionarios locales, el atacante fue abatido por la policía. La cifra de muertos no ha sido aún confirmada por las autoridades, pero el comisario del condado de Wilson, Albert Gamez Jr, dio los primeros números.

El tiroteo ocurrió en la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs, una pequeña comunidad a unos 50 km al sureste de la ciudad texana de San Antonio, dijeron los medios.

El atacante ingresó a la iglesia poco antes del mediodía local (a las 15 en Argentina) y abrió fuego durante el servicio religioso dominical, al que asisten usualmente unas 50 personas. Un niño de dos años figura entre los heridos, indicó el sitio web del diario Dallas Morning News.

Un testigo dijo a KSAT12 que sobre las 11.30 hora local (17.30 GMT) un hombre armado ingresó a la iglesia y abrió fuego contra los que se hallaban en el templo. Otro testigo, un cajero en una gasolinera cercana al templo baptista, señaló a la cadena CNN que escuchó unos 20 disparos “en rápida sucesión mientras se realizaba un servicio religioso”.

La iglesia atacada acostumbra a grabar con vídeo sus misas, por lo que varios oficiales del Estado afirmaron a medios estadounidenses que en el registro de la misa de ayer encontrarán a buen seguro los detalles concretos del tiroteo. “Nunca te esperas que pase algo así. Mi corazón está roto”, dijo el concejal de Wilson Albert Gómez. El editor de un periódico local describió la parroquia como una congregación local y rural, como cualquier otra las zonas rurales de Texas. “Simplemente una pequeña iglesia de pueblo americano donde la gente acude para reunirse y celebrar”. A las ceremonias dominicales asistían niños y ancianos. Un funcionario del condado avanzó que había menores afectados por el tiroteo pero no concretó la gravedad de sus heridas.

A los pocos minutos de la tragedia, vecinos y familiares de las víctimas se acercaron rápidamente a los alrededores del centro religioso a la vez que los vehículos de la policía local y estatal. Las fuerzas de seguridad ordenaron a los residentes que no saliesen de sus casas hasta que la situación estuviese completamente bajo control. Carrie Matula, una testigo, explicó a NBC que los disparos procedían de un arma semiautomática. “Esta es una comunidad pequeña, así que todo el mundo tenía mucha curiosidad por saber qué estaba ocurriendo. Yo me encontraba a 45 metros de la iglesia”, afirmó. A la escena de los hechos acudieron también servicios de emergencia, incluyendo helicópteros para trasladar a heridos a distintos hospitales de la zona. El Centro Médico Connally Memorial, a pocos minutos de la iglesia, comunicó a medios estadounidenses que había recibido varias víctimas del tiroteo, pero rechazó decir cuántos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recién aterrizado en Japón para su gira asiática, escribió en Twitter: “Que Dios bendiga a la gente de Sutherland Springs”. Además de las autoridades locales, el FBI se ha trasladado a la zona del incidente para asistir en la investigación. El gobernador del Estado, Greg Abbott, ha ofrecido sus condolencias y calificó el ataque como un “acto del mal”. A través de un mensaje en Twitter, Abbott también agradeció las labores de la policía y aseguró que las autoridades divulgarán más detalles en las próximas horas. El senador republicano y excandidato presidencial, Ted Cruz, también expresó en las redes sociales su solidaridad con las víctimas.

Scroll To Top