Organizaciones humanitarias y opositores piden investigar tragedia en cárcel venezolana que dejó 68 muertos

Por: Mario Gualy Méndez

 

Montreal, marzo 29 de 2018.- Venezuela aún no se repone de los trágicos hechos ocurridos en una comisaría de policía en el Estado de Carabobo donde por un presunto incendio fallecieron 68 personas entre ellos la mayoría reclusos y varios visitantes que habría ingresado al centro penitenciario.

La escena era desgarradora, cuando los familiares de los presos se enteraron que había un incendio que consumía las instalaciones se plantaron en la entrada. Las autoridades venezolanas no les permitieron entrar. Los familiares temían lo peor y no estaban equivocados, estaba sucediendo una de las peores tragedias carcelarias del país. Las llamas se originaron durante un motín en calabozos policiales de la ciudad de Valencia y mató el miércoles a 68 personas.

Tras varias horas de incertidumbre el fiscal general, Tarek William Saab, confirmó hacia la medianoche la cifra de víctimas.

Saab no precisó las circunstancias de la tragedia, pero la ONG Una Ventana a la Libertad -que defiende los derechos de los presos- asegura que las llamas fueron iniciadas por un grupo de detenidos que planeaba fugarse.

“Los reclusos intentaron secuestrar a dos policías. Al no lograrlo armaron un motín y decidieron quemar los colchones pensando que de esa forma les iban a abrir la puerta. Las rejas nunca se abrieron”, declaró este jueves a la AFP el director de la ONG, Carlos Nieto.

Fue necesario que los bomberos abrieran un boquete en la parte posterior para que pudieran salir. “Unos fallecieron calcinados y otros por asfixia”, añadió, indicando que en el lugar había unos 200 internos.

El activista culpó al gobierno, pues a su juicio la causa fue el hacinamiento que se registra en ese y otros centros de detención provisional, donde legalmente los detenidos no deben pasar más de 48 horas pero duran meses.

El fiscal no detalló cuántas de las víctimas son presos, aunque dijo que “66 (son) hombres y dos mujeres que se encontraban en calidad de visitantes (pernocta)” en el recinto.

Organizaciones humanitarias y opositores exigieron el jueves a las autoridades venezolanas que avancen en la investigación y determinen las responsabilidades por la muerte de 68 personas, en su mayoría reclusos, en un incendio en los calabozos de una estación policial.

El incidente en el comando general de la policía del estado central de Carabobo, considerado la segunda mayor tragedia registrada en un centro de detención desde 1994, fue condenado por el Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), una de las principales organizaciones humanitarias del país.

Después del incidente varias decenas de familiares aguardaron durante la tarde frente a la comandancia policial en espera de información, una situación que se tornó violenta y derivó en lanzamiento de gases lacrimógenos por parte de la veintena de efectivos de Policarabobo que resguardaban la comisaría.

Más tarde la Gobernación de Carabobo expresó en una nota de prensa su solidaridad a los familiares de las víctimas fatales y aseguró que dará apoyo “con los servicios funerarios y posterior sepultura de los reclusos fallecidos”.

Scroll To Top