Las peticiones de refugio por motivos de persecución por identidad sexual

Por: Vilma Filici

filici@filici.com

 

Vilma Filici, es una reconocida especialista en asesorías de Inmigración Canadá con más de 30 años de experiencia. A través de Canadá en las Américas, Filici escribirá artículos de actualidad en el tema de Inmigración Canadá. Si usted desea comunicarse con ella puede hacerlo al correo: filici@filici.com

 

TORONTO, Junio 29 2017.- El pasado fin de semana se celebró el Pride Parade en Toronto, y como es costumbre, vinieron personas de prácticamente todas partes del mundo a marchar. Por segundo año consecutivo el Primer Ministro Justin Trudeau participó en la marcha junto con la Premier de Ontario Kathleen Wynne y el alcalde de Toronto John Tory, así como también junto a muchísimas otras personalidades más de los distintos niveles de gobierno del país.

En estas celebraciones del Orgullo, tal y como ha sucedido en otros años, muchas personas que llegaron al país han aprovechado la oportunidad de estar aquí para hacer sus solicitudes de refugio basadas en el hecho de que son perseguidas en su país por pertenecer a un grupo social en particular. Esto, de acuerdo a la definición de lo que es un refugiado, y el ser homosexual, lesbiana, el ser trans, bisexual, etc., calza perfectamente con la definición.

La mayoría de las personas que solicitan refugio por razones de identidad sexual plantean en general que son perseguidos en sus países de origen y que no tienen protección de las autoridades, situación que los habilita para que puedan hacer una solicitud de refugio y les garantiza buenas posibilidades de que sean aceptados en Canadá.

Obviamente no se trata solamente de decir que son gay, sino que deben probar que en realidad lo son y que efectivamente son perseguidos por esta razón en sus países de origen. Esta situación se prueba con fotografías, con documentación, con actividades en las que se hayan involucrado dentro de la comunidad gay de Canadá, entre muchas otras cosas. Y para demostrar que dicha persecución efectivamente existió en sus países de origen, deben presentar pruebas de denuncias realizadas ante las autoridades del país, artículos de periódicos, testimonios de personas que conocieron de la persecución, etc.

Existen algunos casos donde hemos visto jóvenes que han sufrido discriminación acumulativa desde que estaban en la escuela primaria. Personas que han sido discriminados y acosados por sus compañeros de escuela porque eran diferentes, personas que, si se han ido a quejar ante las autoridades escolares, los mismos profesores y directores de las escuelas los han ignorado o también los han abusado.

Para muchas personas, este tipo de historias han continuado al llegar a la escuela secundaria e incluso en la universidad, luego en los trabajos, en la comunidad donde viven, con sus familias, etc., etc. Son personas que han sido abusadas por ser quienes son, y esa es su historia, la historia que tienen que contar ante las autoridades de refugio.

Pero también deben presentar información sobre cuál es la actitud de las autoridades del país del que provienen ante estas situaciones, y cuáles son los pasos legales que ha tomado el gobierno de ese país para sancionar a las personas que persiguen a los miembros de esta comunidad en particular.

Porque no basta simplemente con que haya leyes que han sido aprobadas para la protección de la comunidad LGBTQ (LGBTQ es un acrónimo de Lesbian, Gay, Bisexual, Trans y Queer), sino que hay que ver en la práctica si estas leyes son aplicadas o no.

Por ejemplo, si una persona que está siendo perseguida va a la policía de su país de origen y en vez de que las autoridades escriban un reporte y detengan al abusador lo que hacen es maltratar a la persona que está denunciando el caso, obviamente, por más que haya leyes que dicen que hay protección para esta comunidad, en la práctica esta protección realmente no existe.

En este sentido, si una persona no recibe la protección que necesita de parte de las autoridades de su país de origen, lo que se está demostrando es que a pesar de que en dicho país existen en papel las leyes de protección, en la realidad estas no están disponibles.

Otro elemento que se debe presentar es si la persona eventualmente ha tratado de rehacer su vida en otra parte del país, pero no ha podido porque al ser identificado como LGBTQ ha comenzado de nuevo la persecución. Una situación como esta obviamente significaría que lamentablemente para esta persona no hay ningún lugar seguro en el que puede vivir en su propio país.

Las solicitudes de refugio por persecución por identidad sexual realmente no son tan frecuentes en Canadá como si lo son los casos de persecución por motivos políticos o por organizaciones criminales, pero sí los hay en cantidades significativas, Y la reacción de las instituciones canadienses ante estos casos es que, si la persona cumple con todos los requisitos y puede demostrar que efectivamente en su país de origen no hay protección, entonces es aceptado como refugiado.

Obviamente cualquiera puede llegar al Consejo de Refugio de Canadá y decir que está siendo perseguido en su país de origen debido a su orientación sexual, sin embargo, solamente la persona que en realidad es homosexual y que ha sufrido persecución es quien puede presentar un caso de manera creíble, algo que es fundamental en el sistema canadiense.

En este tipo de solicitudes, una vez que se establece la credibilidad y que se establecen los demás elementos claves, las respuestas del IRB (Immigration and Refugee Board of Canadá, Consejo de Inmigración y Refugio de Canadá) son positivas, basadas claramente en los reglamentos de la Ley de Refugio del país.

De hecho, en el IRB existen guías específicas de cómo tratar con casos de este tipo. Son guías que han sido escritas por el mismo IRB para ayudar a los oficiales de inmigración a guiarse y tomar las decisiones correctas.

 

 

Scroll To Top