La OEA condena reelección de Nicolás Maduro en Venezuela

 

La Organización de Estados Americanos OEA expidió este martes una resolución que declara ilegítimas las elecciones del pasado 20 de mayo en Venezuela.

Montreal, junio 5 de 2018.- Con 19 votos a favor, 4 en contra y 11 abstenciones, los países miembros de la Organización de Estados Americanos condenaron la reelección de Maduro como presidente y acordaron otra reunión para lograr excluir a Caracas. Ante esto, el canciller venezolano Jorge Arreaza recordó que en abril de 2017 su nación ya había decidido irse voluntariamente del bloque.

La iniciativa promovida por Estados Unidos y presentada por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, México y Perú, buscaba que se declarara ilegítima la reelección de Nicolás Maduro y se aplicaran los mecanismos de la Carta Democrática Interamericana por “alteración del orden constitucional”. Este proceso puede llevar a la suspensión de Venezuela de la OEA.

Venezuela, que se oponía a la decisión como un acto de injerencia en su soberanía, pidió que la votación se llevara a cabo de manera nominal. Para que se aprobara la decisión, se requerían 18 votos, que corresponden a la mayoría simple del total de miembros de la OEA.

Este hecho constituye un triunfo para el grupo de países que viene empujando desde hace meses por elevar la presión contra el gobierno de Maduro, si se tiene en cuenta que hasta hace algunos meses no contaban con los votos suficientes ni siquiera para abordar el tema de Venezuela durante las sesiones regulares del organismo.

En esa misma resolución, los países también dejaron la puerta abierta para la posible convocatoria de una Asamblea Extraordinaria de Cancilleres en la que se podría decretar la suspensión del país. Sin embargo, para poder convocar a dicha cita se requiere el consenso de 24 países (las dos terceras partes). Algo que no surgió durante la Asamblea de Washington y que tampoco se ve viable en el futuro inmediato.

Eso pesa a la enorme presión ejercida por el gobierno de Estados Unidos que lleva varias semanas insistiendo en que el paso siguiente que debe adoptar la OEA es proceder a la suspensión.

EE. UU., de hecho, logró que cuatro países caribeños -Jamaica, Barbados, Santa Lucía y Bahamas- se sumaran al grupo de 15 otros que vienen impulsando una posición más dura contra Venezuela.

Pero el resto de países caribeños fueron claros, tanto con su voto como en sus declaraciones, en que no están preparados para respaldar esa posición. Se sabe, por ejemplo, que Washington hasta les ha ofrecido respaldo financiero a cambio de su voto e incluso que amenazó con tomar represalias contra todos aquellos que sufragaran en contra.

La suspensión es la mayor forma de sanción que tiene el organismo y solo se ha aplicado a dos naciones: Honduras, en 2009, después del golpe de Estado que depuso a Manuel Zelaya como presidente; y Cuba tras el triunfo de la Revolución de Fidel Castro, en 1959.

La resolución incluye una condena de las elecciones del 20 de mayo, en las que Maduro fue reelegido como presidente, así como una petición para que el Gobierno permita el ingreso de ayuda humanitaria y para que se restaure “la plena autoridad” de la Asamblea Nacional (Parlamento), de mayoría opositora.

 

 

Scroll To Top