Gobierno anuncia dos programas piloto para trabajadores indocumentados

Por Vilma Filici

filici@filici.com

Vilma Filici, es una reconocida especialista en asesorías de Inmigración Canadá con más de 30 años de experiencia. A través de Canadá en las Américas, Filici escribirá artículos de actualidad en el tema de Inmigración Canadá. Si usted desea comunicarse con ella puede hacerlo al correo: filici@filici.com

TORONTO. Finalmente, después de más de 15 años de intensa lucha, de hacer lobby político y de presentar propuestas, este mes, el gobierno federal liberal anunció dos importantes proyectos piloto que lanzará el Ministerio de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá, los cuales beneficiarán enormemente a trabajadores sin estatus.

Se trata de los trabajadores de la construcción en el Área Metropolitana de Toronto (a través del programa de Política Pública Temporal para Trabajadores de la Construcción sin Status en el Área Metropolitana de Toronto / Temporary Public Policy for Out-of-Status Construction Workers in the Greater Toronto Area, GTA) y de los trabajadores agrícolas extranjeros en todo Canadá (a través del programa Piloto de Inmigración Agroalimentaria / The Agri-Food Immigration Pilot).

Estos dos grupos de trabajadores extranjeros son importantes para la economía de Canadá y llenan los vacíos que existen en sus respectivas industrias. Pero los proyectos piloto no solo ayudarán a llenar los vacíos laborales al invitar a los trabajadores a que lo hagan, sino que también beneficiarán enormemente a los trabajadores de dos industrias que a menudo han sido marginadas y sometidas a abuso y explotación en Canadá.

El programa de Política Pública Temporal para Trabajadores de la Construcción sin Status en el Área Metropolitana de Toronto (GTA) responde a un reciente informe parlamentario sobre la escasez de trabajadores en la industria de la construcción en algunas partes de Canadá y también aborda los estudios realizados sobre la vulnerabilidad de los trabajadores sin estatus. En el informe, se pidió al gobierno que buscara soluciones para los trabajadores de las industrias de la construcción que no tenían estatus migratorio en Canadá o que se encontraban en situaciones vulnerables.

Yo personalmente estuve involucrada en una fuerte campaña en el año 2005, de la cual fui la presidenta y que llevó por nombre “Support Don’t Deport”, y en la cual presentamos varias propuestas al gobierno de turno para que se le concediera la residencia permanente a miles de trabajadores de la construcción que en ese entonces eran pilares de la economía.

Esta campaña la lanzamos a través de una coalición en la que estaban involucrados sindicatos, organizaciones comunitarias, medios de comunicación y un sinfín de entidades que entendían la necesidad de hacer algo a favor de los trabajadores indocumentados.

Fuimos al Parlamento Federal a presentar las propuestas y avanzamos bastante en ese largo y difícil camino de tratar de convencer a los políticos de los beneficios de este tipo de medidas que, si bien son humanitarias, traen también consigo muchísimos componentes de beneficio para la economía local, regional y nacional.

Pero finalmente, y como resultado del informe parlamentario que menciono arriba, el gobierno lanzará el nuevo proyecto piloto temporal para hasta 500 trabajadores sin estatus en la industria de la construcción en el GTA. Esto es para beneficio de la industria que necesita trabajadores, pero también para recompensar a los trabajadores que han venido a Canadá y han contribuido económicamente pero que no pueden regularizar su estatus migratorio por diversas razones.

A lo largo de los años, los anteriores programas para trabajadores extranjeros hicieron que muchos trabajadores perdieran su estatus por una razón u otra debido a problemas con los mismos programas. Pero aun sin estatus, muchos continuaron trabajando y resolviendo la escasez de mano de obra en la industria de la construcción. No solo llenaron una necesidad en la industria, sino que también contribuyeron a las economías de sus comunidades. 

Pero, aunque continuaron construyendo sus vidas en Canadá, lo hicieron bajo constante miedo y atentos ante la posibilidad de perder todos los frutos de su arduo trabajo manual en Canadá. Este temor también hizo a muchos trabajadores vulnerables a la explotación y el abuso a manos de empleadores sin escrúpulos, y, al tener una fuerza laboral paralizada por el miedo y dispuesta a trabajar por salarios bajos, llegaron salarios más bajos para otros, incluidos los canadienses.

La Política Pública Temporal para Trabajadores de la Construcción sin Status en el Área Metropolitana de Toronto (GTA) es un paso positivo para proteger a los trabajadores de la construcción y sus familias, y para llenar la actual escasez de mano de obra. También atacará los salarios bajos y detendrá la explotación de los trabajadores de la construcción.

El proceso de solicitud para trabajadores de la construcción interesados sin estatus en el GTA se está elaborando actualmente y habrá más detalles disponibles la semana del 22 de julio de 2019. Compartiré más información al respecto cuando esté disponible. El Congreso Laboral Canadiense (Canadian Labour Congress, CLC), una organización laboral nacional que tiene muchos asociados en la industria de la construcción en el GTA, es quien está trabajando en el proceso.

Lo que sí sabemos es que los trabajadores de la construcción sin estatus interesados ​​en postular deben comunicar su interés al CLC, quienes examinarán las solicitudes y determinarán si el solicitante es elegible o no. Aún no conocemos los requisitos de elegibilidad, pero quienes sean elegibles serán referidos al Departamento de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá para su procesamiento. La familia de los solicitantes referidos (cónyuges / parejas e hijos dependientes) serán incluidos en su solicitud de residencia permanente.

Por otra parte, el programa Piloto de Inmigración Agroalimentaria responde a la urgente necesidad de abordar la escasez de mano de obra del sector agrícola en Canadá. Las industrias agrícolas y agroalimentarias de Canadá aportan $111 mil millones anuales a la economía canadiense. 

El programa piloto tendrá una duración de tres años y será para trabajadores agrícolas migrantes que vienen a Canadá para trabajar en nuestras industrias agroalimentarias. A menudo tienen opciones limitadas para solicitar la residencia permanente en Canadá ya que tienen poca educación formal y, por lo tanto, no califican para muchos de nuestros programas de inmigración que requieren de educación superior y recursos económicos. 

Los trabajadores agrícolas que vienen a Canadá para trabajar lo han hecho con permisos de trabajo de plazo limitado, sin camino a la residencia permanente en Canadá y sacrificando tener que dejar a sus familias en sus países de origen, ya que no pueden traerlos a Canadá cuando vienen.

El programa Piloto de Inmigración Agroalimentaria estará abierto a los trabajadores agrícolas migrantes que vienen a trabajar en Canadá durante todo el año, porque en los últimos años, debido a la escasez de trabajadores, las industrias han tenido que depender de trabajadores agrícolas estacionales para realizar trabajos que no son estacionales.

Los trabajadores agrícolas que califiquen podrán solicitar la residencia permanente. Para calificar deben tener al menos 12 meses de experiencia a tiempo completo en uno de los siguientes sectores: procesamiento de carne, producción de hongos y cultivos de invernadero, y cría de ganado; dominio básico de la comunicación en inglés o francés para poder mantener conversaciones cortas; Educación secundaria y una oferta de trabajo en Canadá. Si se aprueba, los solicitantes podrán traer a sus familias a Canadá como residentes permanentes.

El programa Política Pública Temporal para Trabajadores de la Construcción sin Estatus en el Área Metropolitana de Toronto (GTA) y el programa Piloto de Inmigración Agroalimentaria son definitivamente pasos positivos para abordar la escasez de mano de obra en Canadá y para facilitar los caminos hacia la residencia permanente para los trabajadores que llenan esos vacíos en estos sectores económicamente prósperos.

Scroll To Top