Expectativa en Canadá por propuesta de cambios a la ley de refugio

Al finalizar el mes de marzo del 2010, por fin se conoció la propuesta de cambios a la ley de refugio que por muchos meses estuvo elaborando el Ministro de Inmigración de Canadá, Jason Kenney, la cual contiene medidas que serán de mucho beneficio para las personas que buscan refugio en el país, pero que también contiene otras que sin lugar a dudas necesitan ser modificadas. La presidenta Nacional del Congreso Hispano Canadiense, Vilma C. Filici, afirma que la propuesta de cambios a la ley de refugio en Canadá, tiene aspectos muy positivos pero también algunos muy preocupantes.

La Representante del Congreso Hispano canadiense, hizo un pormenorizado análisis y precisiones sobre el tema. Acontinuación el texto sobre el análisis de Filici, especialista en asuntos de inmigración en Canadá:

Para analizar las propuestas presentadas por el Ministro Kenney hay que tener en cuenta que si bien todo el mundo se ha estado quejando del número de casos atrasados que actualmente se encuentran el sistema de refugio, el programa ciertamente ha ido mejorando a través de la historia canadiense.

En 1989, cuando se definió lo que en ese momento era el nuevo programa de refugio, se pasó de una espera de 10 a 15 años para que un caso fuera terminado, a lo que se tiene ahora, que son alrededor de tres o cuatro años, lo que significa que ha habido un mejoramiento muy importante.

Obviamente tres o cuatro años de espera para un refugiado todavía no es lo apropiado, dado que muchas veces es un miembro de la pareja quien logra escapar y venir y pedir refugio mientras el resto de la familia queda estancado en el país de origen. Y lamentablemente, esta persona no puede traer a sus seres queridos sino hasta que es aceptado como refugiado y haga el trámite para la residencia permanente, lo cual puede separar a esta familia hasta por seis años, dependiendo cuál es su país de origen.

Entonces, mejorar el sistema para poder beneficiar al verdadero refugiado es algo muy positivo, y tenemos que felicitar al gobierno y al Ministro de Inmigración por haber hecho este intento. No obstante, en las propuestas de modificaciones a la ley de refugio presentadas la semana pasada, me preocupa un poco la creación de la llamada “Lista Blanca”, que es una lista de países que por ser aparentemente democráticos, sus ciudadanos van a ser consideradas provenientes de países que no producen refugiados.

Estos cambios empezarían ya con una decisión tomada de hecho, como es lo que ha estado sucediendo con los mexicanos y los checoslovacos, de quienes el Ministro de Inmigración ha dicho que son personas que están abusando el sistema. Imagino que al tener esa ‘lista blanca’ va a ser una situación parecida, ya que el poner a un país en esa ‘lista blanca’ va a significar que las personas que provienen de dichos países no tienen casos meritorios, lo cual no necesariamente es cierto.

Yo personalmente he visto muchísimos casos de refugiados mexicanos cuyas vidas han estado en peligro real y que de ser regresados a su país de origen podrían tener serias consecuencias, ya sea ser víctimas de tortura o inclusive ser asesinados. Me viene a la mente el caso de una familia mexicana que fue deportada a pesar de que temían por sus vidas, y que una vez en México una de las hijas fue asesinada debiendo posteriormente el gobierno canadiense permitirle al resto de la familia su regreso a Canadá.

Mi temor es que tengamos este tipo de problemas en el futuro, de personas que en realidad están en peligro en sus países de origen ya sea porque están siendo perseguidas por narcotraficantes, por las guerrillas o por los paramilitares, a quienes no se les otorgue protección sólo porque vienen de países supuestamente democráticos.

Al ver los detalles de la propuesta presentada por el Ministro Kenney queda claro también que hay que felicitarlo por querer implementar por medio de este proyecto de ley el Consejo de Apelaciones para los refugiados, que es algo que fue establecido en el Acta de Inmigración pero que nunca fue implementado, y que los trabajadores de derechos humano, abogados y consultores han estado peleando para que se implementara. Esto también es algo muy positivo, pero nuevamente la parte negativa es el hecho de que la gente que venga de los países de la ‘lista blanca’ no va a tener el derecho a apelar si reciben una decisión negativa.

La propuesta de reformas a la ley prácticamente deja en Manos de la Corte Federal la instancia de apelación en esos casos, pero la Corte Federal únicamente puede dictaminar si hay un error legal, un error de hecho, de interpretación, o una combinación de ambos o errores de procedimiento. La Corte Federal no le permite a una persona que no tuvo documentos a tiempo para presentar ante el Consejo de Refugiados, o una persona que no tuvo buena representación y eligió a alguien no calificado para ayudarlo con el caso, o a una persona que estaba muy traumatizada y no presentó su caso claramente, presentar evidencias sobre su caso de refugio.

En ese sentido, es obvio que esas personas no van a poder ganar un caso de refugio ante la Corte Federal, por lo que tendría que haber una avenida para que esas personas de la famosa ‘lista blanca’ pudieran apelar ante Consejo de Apelaciones para los refugiados.

Esta posibilidad de apelación es muy importante, dado que todo indica que la opción de una revisión de riesgo de ser regresado a su país de origen de un solicitante de refugio, mejor conocida como PRRA (Pre Removal Risk Assessment PRRA), únicamente va a ser otorgada después de un año de permanencia en Canadá, pero si la idea es remover a la persona del país lo más pronto posible después de haber perdido un caso de refugio, quienes reciban una decisión negativa en su audiencia no van a tener siquiera la oportunidad de pasar por el PRRA, por lo que sí es una persona que realmente está en peligro la podemos estar regresando a una vida de sufrimiento, tortura y en algunos casos muerte.

En conclusión, los cambios propuestos a la ley de refugio definitivamente tienen aspectos muy positivos pero también tienen algunos muy preocupantes, los cuales por suerte, como todavía no han sido aprobados, se podrían mejorar.

El Ministro de Inmigración parece estar abierto a escuchar las sugerencia de distintas organizaciones al respecto, y de hecho el Congreso Hispano Canadiense está pidiendo una audiencia con el Ministro Kenney para presentarle varias propuestas específicamente diseñadas para resolver la situación de ciudadanos de países del mundo de habla hispana, como por ejemplo, México, Colombia, Bolivia y Honduras, entre otros, de los cuales queremos asegurarnos que las personas que necesiten la protección de Canadá la reciban de una manera justa.

4LIFE Transfer Factor ayuda a balancear y soportar el sistema inmunologico hasta en un 437%
4LIFE Transfer Factor ayuda a balancear y soportar el sistema inmunologico hasta en un 437%
Scroll To Top