Encuentro Donald Trump y Justin Trudeau en la Casa Blanca

Trump - TrudeauMuy emotivo y oportuno estuvo el encuentro entre el Presidente de los Estados Unidos Donald Trump y el Primer Ministro de Canadá Justin Trudeau, este lunes en Washington a pesar de las diferencias en el tema de los refugiados musulmanes.

El presidente Donald Trump y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, aseguraron en una rueda de prensa en la Casa Blanca tras su primer encuentro que uno de los objetivos comunes de la agenda bilateral es la seguridad y que trabajarán en los próximos años en fortalecer los lazos comerciales y en unir esfuerzos en la lucha contra amenazas como el terrorismo.

“Nuestras dos naciones comparten mucho más que una frontera, compartimos los mismos valores, el mismo amor por la libertad y una defensa colectiva. Las tropas canadienses y estadounidenses han luchado juntas en batalla (…) En estos tiempos peligrosos es aún más importante continuar fortaleciendo nuestra vital alianza”, dijo Trump.

La diferencia al respecto entre uno y otro es radical, ya que Trudeau les ha abierto las puertas de su país a más de 400 mil refugiados de Siria, mientras que Trump, como es bien conocido, impulsó un veto migratorio a 7 países musulmanes. En su visita a Washington, comenta Independent, Trudeau se cuidó de hacer el encuentro diplomático más ameno, mientras Trump continuaba con su invariable discurso del muro en la frontera de Estados Unidos con México.

Ese detalle no es el único que ubica en orillas diferentes a los dos políticos: Trudeau, a diferencia de Trump, se declara abiertamente feminista, y el 50 % de su gabinete está integrado por mujeres, precisa el medio británico.

Sin embargo, ambos mandatarios resaltaron su interés por mantener los tratados comerciales bilaterales, algo que aseguraron beneficia a los trabajadores de las dos naciones. “Entendemos que ambos países son más fuertes cuando unimos más fuerzas en materia de comercio internacional. Tener más trabajos y acuerdos comerciales en norteamérica es mejor para EEUU y para Canadá, por eso seguirá habiendo cooperación”, señaló el presidente estadounidense.

Las relaciones con Estados Unidos son cruciales para Canadá, pues más del 75% de sus exportaciones van al país vecino. Mientras que el 18% de las exportaciones estadounidenses llegan a suelo canadiense.

“A menudo nuestras victorias son compartidas y también sufrimos las pérdidas juntos. El vínculo entre nuestras naciones es fundamental”, remarcó por su parte Trudeau.

El premier canadiense hizo énfasis en que a pesar de las diferencias con su homólogo, está de acuerdo en que lo que los une como vecinos, como los tratados, el transporte y el comercio fronterizo hace que los ciudadanos compartan los mismos desafíos y ventajas. “Las relaciones entre vecinos son complejas, no siempre estaremos de acuerdo, pero por el profundo respeto al otro podremos atravesar exitosamente esos problemas y seguir siendo los aliados y amigos cercanos”, aseveró.

Trudeau añadió que millones de buenos trabajos de la clase media en ambos lados dependen de la relación bilateral.

Frente a uno de los temas que más se esperaba el pronunciamiento de ambos líderes, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés), no hubo mayor referencia y se limitaron a decir que en las próximas semanas y meses hablarán para continuar creando oportunidades laborales para los ciudadanos en ambos lados de la frontera, aludiendo solo a dos de los países miembros de este acuerdo (EEUU y Canadá).

Trump dijo que la relación comercial con Canadá es “extraordinaria” y cualquier cambio a este tratado será para beneficio de todos. Además, insistió en que con este vecino no existe una situación complicada como la que tienen con la frontera sur (México). “Por muchos años la transacción no ha sido justa con EEUU. Vamos a trabajar con México, vamos a hacerlo un acuerdo justo para ambas partes, nos vamos a llevar muy bien con México”, advirtió.

Así como van las cosas parece que todo va viento en popa, los dos líderes norteamericanos sí coincidieron al decir que las relaciones comerciales entre ambas naciones van por buen camino y se seguirán cultivando. No en vano, Trump, que quiere construir un muro en la frontera sur de su país, dijo que quiere construir puentes con su vecino del norte.

 

Scroll To Top