El Papa Francisco en Colombia

Por: Mario Gualy Méndez

En el momento en que el papa Francisco decidió venir a Colombia, en su despacho reposaban unas 115 solicitudes, radicadas por gobernantes y sacerdotes, para que visitara otros lugares del mundo. Incluso en la larga lista de las naciones que pedían la presencia del jerarca católico estaba Argentina, su tierra natal. “Pero prefirió hacer un viaje exclusivo a nuestro país, es decir que no irá a otro lado de América sino hasta el año entrante. No lo programó antes porque no quería involucrarse en las polémicas del acuerdo de paz. No deseaba tomar partido”, explicó el cardenal Rubén Salazar, encargado de los asuntos pastorales de Jorge Mario Bergoglio durante su estadía en Bogotá. Las otras actividades de Francisco, quien también estará en Medellín, Cartagena y Villavicencio, han sido coordinadas por los arzobispos locales.

Sin embargo, este viernes en su segundo día de visita a Colombia Él papa Francisco dio un sincero agradecimiento a militares, policías y demás integrantes de las Fuerzas Armadas que lo recibieron en la base aérea de Catam minutos antes de que abordara el avión hacia Villavicencio para cumplir su segundo día de agenda.

Ante una comitiva encabezada por el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, el sumo pontífice envió un mensaje de paz: “Quiero agradecerles esta presencia de ustedes aquí, agradecerles también todo lo que han hecho, lo que hacen y seguirán haciendo en estos días durante mi visita. Un trabajo añadido. Pero sobre todo quiero agradecerles lo que han hecho y lo que hacen por la paz. Poniendo en juego la vida y eso es lo que hizo Jesús. Nos pacificó con el Padre, puso en juego su vida y la entregó”.

Francisco aseguró que esto une más a los colombianos a Jesús y deseó que “ojalá puedan ver consolidada la paz en este país que tanto se lo merece”.

Mensajes de paz

El Papa Francisco celebró el jueves su primera misa en Colombia ante un millón de personas que se congregaron en el parque Simón Bolívar de Bogotá y en la homilía llamó a disipar “las tinieblas de la sed de venganza”, en un país que busca reconciliarse tras medio siglo de sangriento conflicto armado.

“También aquí, como en otras partes, hay densas tinieblas que amenazan y destruyen la vida (…): las tinieblas de la sed de venganza y del odio que manchan con sangre humana las manos de quienes se toman la justicia por su cuenta”, dijo el papa ante cientos de miles de fieles en el Parque Simón Bolívar de Bogotá.

Densas tinieblas. Con gabardina blanca para protegerse del frío y la humedad, Francisco advirtió también contra “las tinieblas de la injusticia y de la inequidad social (…) que consumen de manera egoísta y desaforada lo que está destinado para el bienestar de todos”.

“Las tinieblas del irrespeto por la vida humana que siega a diario la existencia de tantos inocentes, cuya sangre clama al cielo; las tinieblas de la sed de venganza y del odio que mancha con sangre humana las manos de quienes se toman la justicia por su cuenta; las tinieblas de quienes se vuelven insensibles ante el dolor de tantas víctimas”, dijo.

Francisco valoró “aquellos que han tomado iniciativas de paz, de vida” y entre ellos citó a “quien trabaja en la defensa y en el cuidado de la vida humana, particularmente cuando es más frágil y vulnerable: en el seno materno, en la infancia, en la vejez, en las condiciones de discapacidad y en las situaciones de marginación social”.

El papa pondrá a las víctimas del conflicto armado en el centro del mensaje que enviará este viernes. Durante la jornada, escuchará las voces de indígenas, negros y campesinos, así como de exguerrilleros y agentes de estado que se enfrentaron por cinco décadas.

El papa reunió más de un millón de personas en un parque

Nunca antes alguien había congregado a más de un millón de personas en el parque simón Bolívar, uno de los parques más grande de Bogotá, en Colombia. Con la gente que fue a ver al papa, se llenaría 28 veces el estadio El Campin y se harían 7 festivales de Rock al Parque.

El parque tiene más de once hectáreas, una plazoleta de veinte mil metros cuadrados, una zona para niños de 29.000, tres kilómetros de pista de trote, y otro de ciclopaseo. El Simón Bolívar (o simoncho, como le dicen los capitalinos) no solo es el parque más grande de Bogotá, también es considerado el pulmón de la capital, y el principal lugar de recreación de los cachacos.

Pero ninguno artista ni nacional ni internacional por más fama que tenga ha sido capaz de meter tanta cantidad de gente que el papa Francisco. Aunque en principio la organización contemplaba que entre 550.000 y 600.000 personas asistieran a la misa campal, los cálculos se desbordaron. Un millón trescientas mil almas escucharon el mensaje del papa del pueblo, el papa que rompió todos los récords de asistencia en el Parque Simón Bolívar en Bogotá.  

Scroll To Top