EEUU comenzó la restricción del cigarrillo electrónico aromatizado

El gobierno de Donald Trump anunció este jueves la prohibición en Estados Unidos  de la mayoría de los cartuchos aromatizados para cigarrillos electrónicos, sin llegar a la prohibición total con la que se había comprometido en septiembre.

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) anunció que a partir de febrero no se permitirá la venta de las recargas con aromas distintos a tabaco y mentol, salvo que hayan obtenido una autorización específica de las autoridades.

El objetivo es prevenir el vapeo entre los más jóvenes, dijo el secretario de salud Alex Azar, quien en septiembre había anunciado que todos los sabores, incluido el de mentol, serían prohibidos.

En las últimas semanas del año, Somerville, en Massachusetts, y Hermosa Beach, en California, se sumaron a las ciudades que restringen la venta de cigarrillos electrónicos en los Estados Unidos. Mientras la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que investiga desde abril la magnitud del problema del cigarrillo electrónico entre los adolescentes, se dispone a imponer «restricciones severas» a la venta del e-cigarette debido a su a astronómico crecimiento entre los menores de edad, distintos distritos se agregan a la lista de los que regulan el mercado nacional de USD 3.600 millones en 2018.

Somerville es la primera ciudad de Massachusetts que toma estas medidas. En su caso, se prohíbe la venta de cigarrillos electrónicos y cigarrillos mentolados en locales abiertos a los jóvenes, lo cual en la práctica los retira de las tiendas para recluirlos en las tabaquerías a las que sólo pueden ingresar los mayores de 21 años.

Hermosa Beach impuso un permiso especial a los comercios que quieran incluir tabaco, e-cigarettes y cartuchos de aromas, además de limitaciones a la exhibición. El permiso se tramitará gratuitamente en el primer año de la normativa, y luego costará USD 344.

Hasta que la FDA imponga las restricciones a la venta de e-cigarettes que ha anunciado, las normas varían de una jurisdicción a otra. Seis estados del país han elevado la prohibición de fumar de 18 a 21 años: Hawaii, California, Nueva Jersey, Massachusetts, Oregon y Maine. Y al menos unas 380 ciudades —entre ellas Nueva York, Chicago, Cleveland y San Antonio— han hecho lo mismo. San Francisco y Minneapolis, además, han restringido la venta de cigarrillos electrónicos y cartuchos aromatizados

 Algunos estados no tienen normativa alguna y es posible vapear en sus espacios públicos: Nevada (el de mayor puntos de venta de productos de vapeo por habitante), New Hampshire, Tennesee, Virginia (sede de importantes tabacaleras tradicionales), Carolina del Norte, Nebraska, Oklahoma, Rhode Island y Dakota del Sur.

Otros en cambio, tienen numerosas restricciones sobre los lugares de uso y las condiciones de venta, como por ejemplo California, que no permite vapear en ningún espacio público (extendió las mismas condiciones del tabaco regular al cigarrillo electrónico) y limita las condiciones de venta en más de 70 ciudades. Por ejemplo, en San Francisco, sólo los lugares donde sólo se vendan productos para adultos pueden ofrecer estos productos, y los aromatizados están prohibidos.

Scroll To Top