Duras sanciones aplicará inmigración Canadá a consultores fantasmas

La presidenta del congreso Hispano Canadiense, Vilma C. Filici y Directora ejecutiva en asuntos de inmigración, quién además escribe temas de inmigración en el Diario el popular de Toronto, sorprendió con este importante artículo que sin duda alguna será una piedra en el zapato para quienes aún continúan en la práctica de prestar servicios de consultores de inmigración sin haber pasado por el riguroso proceso de selección exigido por el gobierno Canadiense y hoy considerados como consultores fantasmas.

La Asociación Canadiense de Consultores de Inmigración fue creada y reconocida por el gobierno de Canadá como una entidad representativa de los profesionales en esta área, una vez que se creó la Sociedad Canadiense de Consultores de Inmigración (la Canadian Society of Immigration Consultants) comúnmente conocida como CSIC, y que es la entidad que proporciona las certificación a los consultores de inmigración para que puedan practicar leyes de inmigración en Canadá, agregó Filici.

Con la creación de esta entidad se intentaba seleccionar solamente a las personas que fueran calificadas y que tuvieran una conducta intachable para que pudieran practicar leyes de inmigración, pero lamentablemente, hasta el momento el proceso de regularización no ha contado con un sistema de criminalización que penalice a aquellas personas que aun continúan practicando leyes de inmigración, actuando como agentes o consultores de inmigración, sin haber pasado por el riguroso proceso de selección que se ha establecido en la Asociación Canadiense de Consultores de Inmigración.

Lamentablemente aun continúa habiendo personas que trabajan como asesores de inmigración sin estar registrados, así como también personas inescrupulosas que cobran importantes sumas de dinero para traer de forma ilegal a personas que desean venir a Canadá, haciéndolo sobre todo a través de ríos y montañas, en camiones, etc., poniendo en peligro la vida de estas personas.

Estas personas inescrupulosas siguen cobrando dinero para traer de manera ilegal inmigrantes al país, y a menos que sean encontradas por la policía cometiendo el delito no hay manera de sancionarlas.

Por otra parte, para las personas que continúan trabajando como consultores de inmigración sin poseer licencia y cobrando dinero, tampoco hay ningún tipo de ley hasta el momento que permita tomar acciones legales en contra de ellas.

Pero todo esto podría cambiar a finales del mes de Junio, ya que para entonces se espera que el Ministro de Inmigración proponga una serie de leyes que van a permitir que a una persona que esté practicando leyes de inmigración o que esté actuando como agente de inmigración sin ser abogado o sin tener una licencia otorgada por la Canadian Society of Immigration Consultants, se le hagan cargos criminales.

Los detalles de la propuesta de ley aun no se conocen, pero sobre la base de que lo que se ha estado discutiendo en esta materia hace prever que será un paso muy importante que se viene esperando desde hace aproximadamente siete años que fue cuando se creó la asociación con el cuerpo regulatorio.

En Canadá, para que una persona pueda practicar las leyes de inmigración debe ser abogado y pertenecer a la barra de abogados, o la persona tiene que pertenecer a la Canadian Society of Immigration Consultants. Y para que un apersona pueda ser consultor de inmigración y pertenecer a esta entidad, tiene que pasar rigurosos examen de conocimientos así como también chequeos de probidad, es decir, que entre otras cosas no debe tener antecedentes penales. De igual forma, la persona tiene que tomar un cierto número de cursos de capacitación cada año para poder mantener su licencia activa.

La Canadian Society of Immigration Consultants cuenta con una división de disciplina a la cual cualquier persona que considere que fue tratada de manera negligente, o que fue abusada por un consultor de inmigración, puede acudir y puede poner su queja para que se abra una investigación al respecto. Y si durante la investigación se determina que efectivamente el consultor de inmigración actuó de manera negligente o que cobró demasiado, por ejemplo, se le pedirá que reembolse el dinero y/o el cuerpo regulatorio disciplinará al consultor de la manera que sea necesaria, incluyendo quitándole la licencia para practicar leyes de inmigración.

Es lamentable pero es una realidad el hecho de que en la actualidad muchísimas personas siguen trabajando procesos migratorios sin ser consultores autorizados, así como también que muchísimos clientes siguen acudiendo a esas personas para que les tramiten sus casos ya sea porque son referidos a ellos, porque les cobran menos dinero o porque le dicen lo que el cliente quiere escuchar aunque sea una mentira.

El problema es que las personas continúan acudiendo a estos ‘consultores fantasmas’ sin saber que están poniendo en peligro su caso de inmigración, no solamente porque la persona puede ser alguien que no tiene ningún tipo de calificación para hacer el trabajo, sino que también porque el Departamento de Inmigración puede darse cuenta que la persona fue ayudada en su proceso y que el solicitante no declaró que fue ayudado por una persona a quien le pagó por sus servicios.

Hay que tener en mente que todos los formulario de inmigración preguntan exactamente quién le ayudó con el formulario, y presentan las opciones de “una persona que no me cobró”, un consultor de inmigración que no me cobró”, “un consultor de inmigración que me cobró y su número de registración o de certificación es tal”, o “un abogado de inmigración”.

En esta parte de los formularios el solicitante tiene que responder quién le ayudó, pero mucha personas son persuadidas por los ‘consultores fantasmas’ que digan que han hecho el caso ellos solos, algo que está completamente fuera de la ley, porque si el Departamento de Inmigración se da cuenta de que en realidad hubo alguien a quien se le pagó para que le ayudara con el trámite, lo que va a suceder es que le van a rechazar el caso y además le pueden hacer cargos al solicitante por haber dado declaraciones falsas. En estos casos se penaliza al solicitante quien durante dos años no podrá hacer absolutamente ningún trámite relacionado con inmigración.

Es de esperar entonces a que el Ministro de Inmigración anuncie los cambios a la ley, algo que realmente debió haberse hecho en el momento que se estableció la certificación de los consultores de inmigración. En aquella ocasión no se hizo, y ahora vemos como un punto muy positivo el hecho de que a finales del próximo mes el Ministro de Inmigración va a realizar esta propuesta para finalmente ponerle elementos de criminalización a las personas que siguen practicando inmigración sin estar acreditados para hacerlo.

Diario el Popular-Toronto | canadaenlasamericas.com

Scroll To Top