Consolidar la paz, el reto del nuevo presidente de Colombia, Iván Duque

 

Montreal, agosto 8 de 2018.- Este 7 de agosto asumió la presidencia de Colombia, Iván Duque Márquez, elegido el pasado 17 de junio con una votación que superó los 10 millones de votos. La posesión como nuevo jefe de Estado de los Colombianos la hizo ante el Congreso en pleno y en presencia de 10 jefes de Estado y delegaciones de 17 naciones en la plaza de Bolívar de Bogotá, convirtiéndose con 42 años en el mandatario más joven del país en los últimos 70 años.

Grandes retos le esperan al nuevo presidente de los colombianos y entre ellos está en continuar consolidado el proceso de paz que se inició con el anterior gobierno de Juan Manuel Santos. Iván Duque, llega al poder empeñado en endurecer la política de paz de su antecesor y en asfixiar diplomáticamente al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

El nuevo presidente asume en medio de un clima tenso, tres ataques de las disidencias de las FARC en el departamento colombiano del Cauca, en el suroeste del país, dejaron un policía muerto y cinco heridos a pocas horas de que asuma el cargo.

En el municipio de Padilla el saldo fue de un uniformado muerto y tres más con lesiones luego de que detonara una motocicleta que fue cargada con explosivos.

La paz un reto

Aunque contará con mayoría en el Congreso, Iván Duque enfrenta un difícil arranque de mandato y a una oposición que prepara protestas de bienvenida a su gobierno.

Cuarta economía de América Latina, Colombia está en una delicada fase de implementación de los compromisos que firmó con las FARC -la poderosa guerrilla convertida en partido-, al tiempo que afronta varios focos de violencia financiada por el narcotráfico.

Los narcocultivos treparon hasta 209.000 hectáreas en 2017, su máximo histórico. 

Además del futuro de la paz, “la situación de su compañero de partido, el expresidente Uribe, y las relaciones con Venezuela son precisamente puntos claves” del inicio de la gestión.

Con el regreso del uribismo al poder, Colombia fortalece el bloque de derecha en la región tras los triunfos en Argentina, Chile y Perú, y con la expectativa de que se sume Brasil en los comicios de octubre.

En su discurso de posesión, Iván Duque, señaló que “quiero gobernar a Colombia con valores y principios inquebrantables, superando las divisiones de izquierda y derecha, superando con el diálogo popular los sentimientos hirsutos que invitan a la fractura social, quiero gobernar a Colombia con el espíritu de construir, nunca de destruir”.

Asimismo, Duque puntualizó que “hoy llega a la Presidencia de Colombia una nueva generación, motivada por el servicio y no por el ejercicio vanidoso del poder, comprometida con el futuro y sin anclas en prejuicios del pasado, inspirada en la justicia social y en la seguridad como el cimiento de nuestras libertades, y dedicada a promover el entendimiento, el trabajo en equipo y la construcción de consensos”.

“Recibimos un país convulsionado. Más de 300 líderes sociales han sido asesinados en los últimos dos años, los cultivos ilícitos se han expandido exponencialmente en los últimos años, bandas criminales aumentan su capacidad de daño en varias regiones del país, se han hecho promesas y compromisos con organizaciones sociales sin asegurar su financiamiento”, señaló Duque agregando que por esta razón “tenemos que devolverle el valor a la palabra del Estado”.

Además, el nuevo presidente colombiano hizo una invitación “a que todos construyamos un gran pacto por Colombia, a que construyamos país, a que construyamos futuro y a que por encima de las diferencias estén las cosas que nos unen”.

“No se trata de pensar igual, no se trata de unanimismos, no se trata de eludir las sanas discrepancias de ideas que enriquecen la democracia. Se trata de ser capaces de darle vida a los consensos necesarios para que seamos una nación grande, sólida y segura”, agregó.

Con  respecto a la paz en el país, el presidente Duque puntualizó que “por el respeto a Colombia y por el mandato ciudadano que recibimos, desplegaremos correctivos para asegurar a las víctimas verdad, justicia proporcional, reparación y no repetición. También corregiremos fallas estructurales que se han hecho evidentes en la implementación. Las víctimas deben contar con que habrá reparación moral, material y económica por parte de sus victimarios y que no serán agredidas por la impunidad”.

“Quiero gobernar con el espíritu de construir, nunca de destruir”, dijo Duque.

Acuerdos de paz con las farc

Los acuerdos de paz con las FARC son el aspecto crucial de la transición de Colombia. Aunque los ciudadanos están cada vez más preocupados por otras cuestiones, como la recuperación económica y la regeneración de la clase política, la reconciliación y la convivencia, en definitiva, el futuro del país, dependen de la conducción de ese proceso.

Iván Duque, ha reiterado en repetidas ocasiones que modificará los acuerdos de paz con las FARC sin romperlos. Esa había sido una de sus promesas como candidato, aunque durante la campaña diluyó ese mensaje para centrarse en otras urgencias. La decisión de Duque, impulsado por el expresidente Álvaro Uribe, puede complicar la aplicación de lo pactado por Juan Manuel Santos. No obstante, trató de lanzar un mensaje de tranquilidad al prometer un Gobierno incluyente.

“La paz que añoramos, que reclama correcciones, tendrá correcciones para que las víctimas de verdad sean el centro del proceso y garanticemos verdad, justicia, reparación y no repetición”, dijo en referencia a la llamada Justicia Especial para la Paz (JEP), el sistema de reparación a las víctimas del conflicto armado —que duró más de medio siglo— que puso en marcha el Gobierno saliente. “Hoy somos todos amigos de construir esa paz y debe ser una paz que, ante todo, preserve ese deseo de permitirle a la base guerrillera su desmovilización, su desarme y su reinserción efectiva, que permita que llegue la inversión pública a los lugares que han sido golpeados por la violencia”, agregó.

El nuevo mandatario de los colombianos, Iván Duque, aseguró días antes de ser elegido Presidente que “Cuando hemos sido francos, cuando hemos sido sinceros como lo hemos sido siempre en el actuar de la política y no estamos mutando de posiciones simplemente para congraciarnos por el aplauso momentáneo o por la oportunidad electorera. Nosotros lo que le hemos dicho a Colombia es que no vamos a hacer trizas los acuerdos, pero a garantizar que la paz sea para todos los colombianos”.

 

Scroll To Top