Comienza en firme medida de Donald Trump en contra de los inmigrantes en EEUU

redadasAutoridades migratorias de Estados Unidos lanzaron esta semana redadas en varios Estados de los EEUU y comenzaron por las paradas de autobuses e instalaron puestos de control en al menos media docena de estados de todo el país entre jueves y viernes, y detuvieron a cientos de inmigrantes sin papeles, informaron abogados y grupos de activistas.

Las incursiones, que tienen como blanco a los indocumentados, incluidos aquellos sin antecedentes penales, marcan el primer episodio a gran escala desde el 26 de enero, cuando el presidente Donald Trump emitió una orden ejecutiva contra 11 millones de personas que viven en Estados Unidos de manera ilegal.

Trump anunció ayer que no descarta firmar otro decreto antimigrante y aseguró que no pretende apelar ante la Corte Suprema de Justicia del fallo de tres jueces que declaró anticonstitucional la orden ejecutiva.

La noticia de las redadas, que rápidamente circuló entre migrantes, activistas y redes sociales, creó indignación, pánico generalizado y protestas entre las comunidades.

Willian Christensen, portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, confirmó que agentes del Departamento de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) allanaron casas y lugares de trabajo en Atlanta, Los Ángeles y otras dos ciudades como parte de las acciones de rutina.

Pero activistas aseguraron que documentaron incursiones del ICE de intensidad inusual en las pasadas 48 horas en Vista, Pomona y Compton, California; Austin, Dallas y Pflugerville, Texas; Alexandria y Annandale, Virginia; Charlotte y Burlington, Carolina del Norte; Plant City, Florida; Hudson Valley, Nueva York y Wichita, Kansas.

También hubo reportes sobre la instalación de puntos de control del ICE para revisiones aleatorias en Carolina del Norte y Austin.

Activistas y legisladores denunciaron en California que para las autoridades migratorias todo ha cambiado. Ahora la prioridad es deportar a todos los migrantes, sin importar si han cometido algún delito o no.

Algunos sugirieron en Los Ángeles y Austin que las incursiones podrían ser represalia contra las llamadas ciudades santuario, en las cuales hay el compromiso de no enjuiciar a los sin papeles.

El temor a las redadas de inmigración ha regresado a Estados Unidos. Una operación de cinco días por parte de la agencia encargada de aplicar las leyes migratorias se ha saldado con centenares de detenidos en al menos seis Estados de todo el país. Las principales organizaciones en defensa de los derechos de los inmigrantes aseguran que esta oleada de detenciones está relacionada con la entrada en vigor de la orden ejecutiva de inmigración firmada por el presidente, Donald Trump. Su administración lo desmiente y alega que se están limitando a aplicar las leyes existentes.

Si la promesa electoral de Trump, que aseguró que deportaría al menos a tres millones de ‘sin papeles’ con antecedentes penales, se convirtió en una pesadilla para los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en EE UU, las primeras noticias sobre redadas de inmigración son ese temor hecho realidad.

La difusión en las redes sociales de numerosos vídeos que muestran a agentes de inmigración deteniendo a indocumentados en aparcamientos públicos o después de llamar aleatoriamente a la puerta de una vivienda, han provocado en los últimos días un escalofrío en la comunidad hispana. El caso de Guadalupe García de Rayos, deportada tras acudir a un control rutinario con las autoridades en Phoenix (Arizona), ha llevado al Gobierno de México a alertar este viernes a sus ciudadanos residentes en EE UU de una “nueva realidad” y les recomendó “tomar precauciones”.

Scroll To Top