Colombia no puede caer en el grave error de las provocaciones

Frontera ColombiaMe parece que las nuevas incursiones de aviones militares Venezolanos a espacio aéreo Colombiano son más que provocaciones del gobierno de Maduro. Ante esta situación y todo lo que ha venido ocurriendo estos días en frontera Colombo-venezolana, Colombia debe actuar con prudencia y diplomacia, para evitar confrontaciones funestas para el país. A mi manera de ver, lo que busca el gobierno de Maduro es formar el zafarrancho y crear las razones que le permitan anular las elecciones del 6 de Diciembre.

Recordemos que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, se enfrentará el próximo 6 de diciembre a su prueba más dura con las recién convocadas elecciones legislativas, en las que la oposición parte como favorita.

A mediados de este año, periodistas Venezolanos y la gente del común coincidieron en varios interrogantes y uno de ellos fue el siguiente ¿Se está preparando el gobierno para decretar un Estado de Excepción? Y la respuesta de muchos fue SI, y acertaron, la medida fue anunciada días después por Nicolás Maduro. ¿Pero qué hay detrás?

Todos los pasos que venía dando en los últimos meses el régimen “socialista” de Nicolás Maduro apuntaban hacia esta dirección. La crisis económica que afecta al país es de tal magnitud y la certeza de una derrota electoral el 6 de diciembre es tan evidente, que lo único que puede evitar “por ahora” que este gobierno se caiga, es la declaratoria de un Estado de Conmoción Interior.

El problema es que el 6 de diciembre de 2015, como ya lo dije, está previsto que se realicen elecciones para escoger a los diputados de la Asamblea Nacional. Esos comicios son de vital importancia para todo el país. Para el oficialismo, la elección de los nuevos parlamentarios es asunto de vida o muerte. Si como lo vaticinan casi todas las encuestas, el PSUV pierde la mayoría en la AN, estaría en peligro la vigencia y la permanencia de lo que se ha dado en llamar el Socialismo del Siglo XXI y el proyecto revolucionario iniciado por Hugo Chávez en 1999. Maduro se vería obligado a hacer algo para lo que evidentemente no está preparado: gobernar con una AN en contra.

Igualmente para los demócratas, las elecciones del 6 de diciembre son de vida o muerte. Las fuerzas democráticas venezolanas han sido derrotadas en más de 18 oportunidades en elecciones llevadas a cabo desde 1998 y en alguno de los casos con fraude, según las denuncias hechas por organismos locales e internacionales.

Así que las cosas están como para alquilar balcón.

Existe la creencia, muy bien fundamentada, de que el oficialismo no parece tener mucho interés en hacer elecciones en diciembre de 2015. Las encuestas le dan al PSUV 21% de aceptación frente a 42% de la MUD.

Colombia no puede caer en el grave error de las provocaciones, Maduro con su ofensiva anticolombiana, busca bajar el costo político de la crisis económica y la inseguridad rampante, minimizar el impacto negativo por la condena a Leopoldo López y prevenir un ‘voto castigo’ el 6 de diciembre o en su defecto anular las elecciones convocadas para ese día.

 

Scroll To Top