Bianca Andreescu, hija de inmigrantes rumanos, enorgullece a Canadá

Por: Vilma Filici

filici@filici.com

Vilma Filici, es una reconocida especialista en asesorías de Inmigración Canadá con más de 30 años de experiencia. A través de Canadá en las Américas, Filici escribirá artículos de actualidad en el tema de Inmigración Canadá. Si usted desea comunicarse con ella puede hacerlo al correo: filici@filici.com

TORONTO. La semana pasada, una hija de inmigrantes nacida en Canadá nos ha brindado uno de los mejores momentos en la historia deportiva del país y ha hecho que todo Canadá se sienta orgulloso. El 7 de septiembre de 2019, Bianca Andreescu se convirtió en la primera mujer canadiense en ganar el título del U.S. Open y la primera jugadora nacida en la década de 2000 en ganar un Grand Slam de tenis al derrotar a la mejor jugadora de todos los tiempos, la estadounidense Serena Williams.

Esta victoria no podría haber sucedido en un mejor momento para Canadá y para el pueblo canadiense que está en camino a las urnas para elegir al gobierno federal. Digo esto porque algunos de los partidos políticos han hecho de la inmigración uno de los temas de la campaña, con la esperanza de obtener el apoyo de los canadienses que están en contra de la inmigración y de los refugiados. Para esos líderes y para las personas inclinadas a seguir sus acusaciones infundadas, es importante recordarles por qué la inmigración ha sido y seguirá siendo necesaria para Canadá.

Andreescu es hija de padres rumanos que emigraron a Canadá en 1994 después de la caída del comunismo en Rumania. Llegaron con una ola de inmigrantes que quería una vida mejor y huyeron de Rumania hacia Canadá. Su padre vino al país para trabajar como ingeniero. Su madre se convirtió en directora de cumplimiento de una empresa de inversión en Toronto. Ambos tienen títulos universitarios de Rumania. 

Cuando los padres Andreescu salieron de Rumania, “todo lo que tenían era una bolsa y una sartén. Eso es todo lo que podían llevar con ellos», dijo Grigore Andreescu, el abuelo paterno de 81 años de Bianca. Su historia es similar a la de muchos otros inmigrantes. Vinieron a Canadá en busca de una vida mejor, pero a través de su arduo trabajo y determinación para tener éxito, benefician a la economía canadiense y hacen que Canadá sea un lugar mejor.

En 2017, la población de Canadá era de 36,5 millones. Uno de cada cinco canadienses nació fuera de Canadá. Este grupo demográfico es el más alto entre los países del G7, un grupo de siete países que se reúne anualmente para discutir y coordinar la política global. Los países del G7 son Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos. Según el Censo de Canadá, uno de cada cinco ciudadanos canadienses ahora cae en la categoría de «minoría visible».

Pero a pesar de la información falsa difundida por algunos partidos políticos que afirman que la mayoría de los canadienses se oponen a la inmigración, una encuesta global realizada por el Centro de Investigación Pew en Washington DC mostró que los canadienses comunes, o los no inmigrantes, tienen la opinión más positiva sobre los inmigrantes entre todos los 18 países del mundo que acogen la mayor cantidad de inmigrantes.

Más de seis millones de inmigrantes han llegado a Canadá desde 1990. El Ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía, el Honorable Ahmed Hussen, reconoce las contribuciones hechas por los recién llegados en la creación del Canadá de hoy. 

Recientemente, el Honorable Ministro declaró: «Gracias en gran parte a los recién llegados que hemos recibido a lo largo de nuestra historia, Canadá se ha convertido en el país fuerte y vibrante que todos disfrutamos».

En este sentido, se debe recordar a los políticos que se oponen a la inmigración y a los refugiados que a medida que el envejecimiento de la población de Canadá y la disminución de la tasa de fertilidad continúan impactando en nuestra economía, la mejor opción del país es continuar trayendo inmigrantes para mantener una fuerza laboral fuerte. 

Más del 80 por ciento de los inmigrantes admitidos en Canadá han sido menores de 45 años. Y para mantener una ola joven de inmigrantes, la edad se ha convertido en un factor determinante en algunas de las categorías de clase económica.

En nuestra clase económica de inmigrantes, que son casos de negocios, trabajadores calificados federales, trabajadores comerciales federales y clase de experiencia canadiense, los solicitantes también son elegidos por su impacto positivo en nuestra economía. Algunos inmigrantes llegan con un trabajo que ya los está esperando, como lo hizo el padre de Bianca Andreescu, y otros aportan habilidades y educación que comparten con nuestros trabajadores mejorando sus habilidades, lo que es un beneficio para nuestra economía.

Los inmigrantes también traen una mayor tasa de emprendimiento a Canadá. Ayudan a crear empleos y atraer inversiones y lazos comerciales a Canadá. Un informe en 2017 mostró que los inmigrantes de entre 25 y 54 años que habían llegado a Canadá más de 10 años atrás participaron en las tasas de fuerza laboral comparables a las personas que nacieron en Canadá. También alcanzaron salarios laborales promedio después de 12 años de estar en Canadá.

La realidad es que para el 2035 Canadá necesitará 350,000 inmigrantes anualmente para satisfacer sus necesidades de fuerza laboral debido a la disminución de las tasas de natalidad y al envejecimiento de la población antes mencionado.

Cada año, Canadá recibe inmigrantes de más de 190 países diferentes, y Canadá es el país que es hoy debido precisamente a sus políticas de inmigración.

Gracias al compromiso de Canadá con la inmigración, el país continuará en una mejor posición que otros países para combatir problemas laborales futuros, como el envejecimiento de la población, y nuestra clase media será más fuerte.

Cerca del final de su conferencia de prensa, uno de los muchos periodistas extranjeros le hizo a Bianca Andreescu una pregunta que solo aquellos que viven fuera de Canadá pensarían hacer. Le preguntaron cómo se sentía ser hija de inmigrantes rumanos en Canadá y si era más difícil crecer como hija de inmigrantes en Canadá. 

Andreescu no dudó en su respuesta. Ella simplemente respondió: “Definitivamente no … No, Canadá es un país tan increíble. Es muy multicultural. No tuve problemas para crecer teniendo padres rumanos. Por eso amo tanto a mi país».

La historia de Bianca Andreescu y su familia es una historia de éxito de inmigrantes. Dejaron su país de origen en busca de una vida mejor para ellos y su familia. Pero al final, Canadá tuvo la suerte de tenerlos aquí, ya que el país se ha beneficiado enormemente del trabajo duro, la dedicación y la perseverancia de la familia Andreescu. 

Además de su contribución, dieron a luz y criaron a una niña que nos dio un momento en la historia mundial del deporte. ¡Imagínese cuánto hubiéramos perdido si los Andreescu no hubieran podido venir a Canadá! Esta es la historia de muchos inmigrantes en el país y todos compartimos la victoria y el orgullo de Bianca como hijos de inmigrantes.

Scroll To Top